El dólar, no hace mucho considerado débil, está empezando a mostrar fortaleza de nuevo. Y eso puede significar una mala noticia para las empresas estadounidenses. El Índice US Dollar –que mide el valor del billete estadounidense frente al euro, el yen y otras monedas globales– ha estado por lo alto. El dólar subió más del 3.5% solo en las últimas dos semanas y ahora se encuentra levemente por encima en lo que va corrido del año.

No fue hace mucho tiempo que el dólar palidecía y las grandes compañías –como Nike, Cotsco, Oracle y FedEx– le atribuían a esta debilidad el impulso en las ganancias que estaban percibiendo. Un dólar más bajo aumenta las ganancias de las empresas multinacionales porque hace que sus productos sean menos costosos en los mercados extranjeros. Además, hay un beneficio contable: las empresas pueden reportar mayores ingresos del exterior cuando cambian a dólares sus ventas internacionales.

Así que la recuperación del dólar se está convirtiendo repentinamente en un problema. El director financiero de la compañía de cruceros Royal Caribbean, con sede en Miami, indicó la semana pasada que el repunte del dólar consumió ganancias para su trimestre más reciente.

En la misma línea, el gerente financiero de Iron Mountain, una compañía de almacenamiento de datos en Boston, señaló en su informe de ingresos que la empresa resultó beneficiada por una “conversión favorable de divisas” en el primer trimestre. Sin embargo, advirtió que las tasas de cambio podrían no proporcionar un aumento similar para el resto de el año.

Incluso Apple reconoció en su llamada de ingresos, este martes, que un dólar más fuerte podría perjudicar las ganancias. “Debido a que dos tercios de nuestra compañía están fuera de Estados Unidos, un dólar débil es positivo para nuestros márgenes totales”, explicó el director financiero de Apple, Luca Maestri. “Un dólar fuerte, como ha sido durante los últimos cuatro años, ha resultado un tipo de contratiempo”.

Muchos analistas creen que continuará esta tendencia del dólar, porque se espera que la Reserva Federal aumente las tasas de interés al menos dos veces más este año, y tal vez otras tres veces en 2019. Esa situación podría darle un mayor impulso a la moneda, especialmente porque es poco probable que el Banco Central Europeo suba las tasas a corto plazo.

Lukman Otunuga, analista de investigación en la agencia de correduría de divisas FXTM, escribió este miércoles en un informe que la mejora en la economía de Estados Unidos debería llevar a “expectativas de una inflación al alza que respalden la idea de mayores tasas de interés” por parte de la Reserva Federal. En otras palabras, Otunuga cree que el dólar podría seguir alcanzando nuevos máximos durante este año, siempre y cuando la economía siga ganando fuerza.

Este viernes, todos los ojos estarán puestos en el informe del Gobierno sobre los empleos. Un número de nuevos trabajos mayor de lo esperado podría generar aún más optimismo sobre la economía. Y ese debería elevar todavía más al dólar. En algún momento, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, destacó los beneficios de un dólar débil, pero durante los últimos meses ha cambiado su tono.

Luego de que el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, describiera un dólar más débil como “bueno para el comercio”, Trump le dijo a CNBC en enero pasado que el dólar se volvería “más y más fuerte”.