Este lunes el boxeador mexicano Canelo Álvarez copaba todos los informativos deportivos tras el positivo por clembuterol que se le había detectado en un control que él mismo había solicitado. Canelo se estaba preparando para la pelea del próximo 5 de mayo ante Gennady Golovkin, en la que será la revancha del peso mediano.

En cuando se supo del positivo, el púgil de Guadalajara negó haberse dopado y mostró su sorpresa por lo sucedido. “Soy un atleta que respeta el deporte y esto me sorprende y me molesta porque nunca me había sucedido a mí.. Me someteré a todas las pruebas que me exijan aclarar esta situación embarazosa y confío en que al final prevalecerá la verdad”, manifestó.

Resultado de imagen para canelo

 

La empresa promotora Golden Boy añadió que “los niveles están todos dentro del rango de lo que se espera de la contaminación de la carne”. A raíz de la noticia y de estas declaraciones en México se preguntaban hasta qué punto había que creer a Canelo Álvarez y culpar a la carne contaminada de su positivo por clembuterol.

Sin querer entrar en si es inocente o culpable, lo cierto es que no es la primera vez que un boxeador, que un deportista, da positivo por clembuterol por consumo de carne. Este fármaco, está prohibido en México, pero muchos ganaderos lo utilizan para engordar en ganado, de ahí que cuando una persona consuma esta carne se contamine.

Con anterioridad a Canelo, los boxeadores Erik Morales, Francisco Vargas o Luis Nery fueron víctima del clembuterol. Algunos de estos casos quedaron en nada, como el de Vargas po Nery, no así el de Morales, al que le cayeron dos años de sanción.

 Resultado de imagen para canelo

Un ‘virus’ que también afectó en su día, por ejemplo, a cinco futbolistas mexicanos en la previa de la Copa Oro de 2011 –posteriormente fueron absueltos– y el peligro de la carne contaminada por clembuterol es tan elevado que el mes de mayo de 2016 la NFL aconsejaba a sus jugadores no consumir carne su viajaban a México. “Por favor, tomen precauciones si deciden comer carne, y sepan que lo hacen bajo su propio riesgo”, advertían.

Hasta este positivo, Canelo Álvarez se había sometido a pruebas de dopaje en más de doce peleas previas y los resultados siempre habían sido negativos.