Una maestra de preparatoria del condado de Anderson (Carolina del Sur) perdió su empleo luego de que un controversial video de ella se hiciera viral en redes sociales.

Lisa Houston, docente de álgebra en la preparatoria Palmetto, fue grabada la semana pasada cuando intentaba despertar a uno de sus alumnos golpeteando su mejilla y jalándole el cabello.

El clip llegó hasta las autoridades escolares del condado, quienes de inmediato comenzaron una investigación al respecto, ante lo cual, Houston optó por renunciar a su trabajo; no obstante, según dijo Ryan Beasley, abogado de la maestra, al sitio Greenville Online, esta fue una especie de “renuncia forzada”.

#QueridaGenteBlanca aun sí #LisaHouston estuviera jugando… ¡esto no es normal, profesional ni está bien! No supo evaluar la situación y debería ser sancionada acorde con eso. Por favor no traten de humanizarla mientras culpan al alumno por haberse quedado dormido, ¡es repulsivo!”, señaló la usuaria “Mrs. Harris”.

El video generó un escándalo en redes sociales, donde los usuarios criticaron la forma cómo Houston trató a su pupilo

 

El apoyo vino incluso de parte de las miembros de la junta del distrito escolar: Doug Atkins, exdirector la escuela Palmetto quien contrató a Houston al principio de su carrera, optó por renunciar a su puesto en el consejo escolar en desacuerdo con la medida disciplinaria.

Atkins dijo que era evidente que Houston jugaba con el chico y que este, incluso, había escrito una carta donde aclaraba que sabía que todo era solo un juego y que quería mucho a la profesora.

Finalmente, de acuerdo con declaraciones de la propia Lisa Houston a NBC, ella solo intentaba despertar al estudiante: “si le preguntas a cualquier chico que le he enseñado, te dirá que siempre bromeo, los despierto y me río con ellos”.

“Sé que se ve mal. Si no conoces la situación, no sabes lo que está pasando, pero no fue un acto con malicia. Era solo por diversión. Quiero que la gente sepa que quiero a mi alumno y que nuestra relación es grandiosa. Jamás haría nada por lastimarlo”, puntualizó la profesora.

Las autoridades escolares de Anderson continúan investigando el polémico caso.