De orina a agua potable

En las naves espaciales, existe una tecnología innovadora que a través de químicos y destilación convierte los fluidos corporales como la orina, la humedad del aliento y el sudor, en agua potable. Sí, podrá sonar asqueroso, pero enviar recursos de la Tierra al espacio es intensamente costoso, razón por la que los astronautas beben su propia orina (previamente filtrada), ahorrándole millones y millones de dólares a la NASA.

 

En nuestro planeta no se sabe qué hacer con los desechos que contaminan fuertemente nuestro medioambiente, así que reutilizar nuestros fluidos corporales en algo tan esencial como es el agua suena sumamente productivo y beneficioso, ¿no?

¿Te imaginas bebiendo agua reciclada de tu propia orina?

Mira cómo los astronautas convierten en agua su propia orina