Salma Hayek decidió romper el silencio y confesó las terribles experiencias que vivió a lado del productor Harvey Weinstein, quien en los últimos meses ha recibido diversas acusaciones públicas por acoso sexual.

La actriz mexicana contó a través de la columna publicada en The New York Times las constantes propuestas indecentes que recibió durante el rodaje la película Frida, producida por una de las empresas de Weinstein.

“Él me dijo sí y yo sabía que era mi turno de decir no. No a abrirle la puerta a todas las horas de la noche, hotel tras hotel, locación tras locación, donde quiera que él se apareciera inesperadamente, incluyendo una locación donde yo estaba haciendo una película en la que él no estaba relacionado”, refiere Salma en el texto.

Siendo más específica, Hayek agregó: “No a bañarme con él. No a dejarlo que me viera bañarme. No a dejarlo que me diera un masaje. No a que un amigo suyo, desnudo, me diera un masaje. No a dejarlo que me hiciera sexo oral. No a desnudarme junto con otra mujer. No, no, no, no, no…”.

Debido a que la veracruzana se negó en constantes ocasiones, las amenazas de Harvey llegaron hasta el punto de amenazarla con perder la vida.  “El nivel de sus tácticas de persuasión fue de hablarme dulcemente una ocasión, a la que en un ataque de furia, dijo las terribles palabras: Te mataré, no pienses que no puedo”.

Posteriormente, Salma manifestó que sus negativas le costaron caro, pues el productor la amedrentó con quitarla del filme, incluso tuvo que recibir apoyo de famosos como Edward Norton, quien asegura reescribió el guion varias veces, así como de Julie Taymor quien accedió a dirigir la cinta.

“Él estaba constantemente pidiendo más sexo. Una vez, Julie Taymor lo convenció de que se conformara con un beso al final de la escena de tango, en lugar de una escena de hacer el amor, que él quería que rodáramos entre el personaje de Tina Modotti, interpretado por Ashley Judd, y Frida”, relató.

Años más tarde, la actriz mexicana se reencontró con Weinstein, quien le confesó que había cambiado su actitud.  “Me dijo que había dejado de fumar y que tuvo un ataque cardiaco. Dijo que se había enamorado y se había casado con Georgina Chapman y que era un hombre distinto. Al final me dijo: “Lo hiciste bien con Frida; hicimos una película hermosa””.

“Le creí. Harvey nunca supo cuánto significaron esas palabras para mí. Tampoco supo qué tanto me hirió. Nunca le dejé ver lo mucho que me asustaba. Cuando lo veía en eventos sociales sonreía e intentaba recordar las cosas buenas de él, diciéndome a mí misma que había ido a la guerra y había ganado”, finalizó.

Tras darse a conocer su historia, Salma empleó las redes sociales para agregar una imagen con el palabra Me Too!!, y comentó:  “Finalmente escribí mi historia en el New York Times Harvey Weinstein también fue mi monstruo. @new_york_times__ #girlpower”.